Lakefront

Asturias - Chicago - Washington - Miami - ?

viernes, abril 27, 2007

Ahí se quedan

Lo pensaba hace unas semanas, no sé por qué. Creo que me vino a la mente por una noticia sobre la blogger más vieja del mundo.

Le di vueltas durante un par de días a lo que sería -o debería hacerse- con el blog de alguien que, por lo que sea, se muere. Y me puse a pensar que no conocía ninguno, que el invento éste era aún demasiado joven, pero que llegaría pronto, obviamente. Y que dentro de poco el mundo virtual estará lleno de recuerdos de gente que ya no está, de retazos más o menos olvidados que seguramente no se podrán tocar porque no habrá manera de dar con el password. Y que, en un rediseño de esos masivos de blogger.com, de blogia, o del que sea que lo aloje, se perderá para siempre.

Algo parecido pasará con los mails. ¿Cuántos mails estarán llegando a cuentas que ya nunca se miran?

Pero claro, los e-mails no están ahí, al alcance de todos, como está ahora el blog de Jamie Bishop, que murió en Virginia Tech, que fue becario Fulbright y resulta que dejaba comentarios en el blog de Dickie, un buen amigo. Ahora la zona de comments de su último post se ha convertido en un sinfín de pésames. La sensación es rara, leer esos mensajes, la mayoría de gente que no le cononocía, justo encima de sus propios comentarios...

2 Comentarios:

At sábado, 28 abril, 2007, Anonymous lorena apunta...

hace poco fallecía el abuelo de una amiga en EEUU. A su vuelta, nos contaba la tradición de dejar las condolencias en páginas webs. Y que era incapaz de leerlas.
Tan triste y tan bonito a la vez, no?

 
At viernes, 04 mayo, 2007, Anonymous achopijo apunta...

Menudo abismo...

O blogger, o blogia...

 

Publicar un comentario

<< Home