Lakefront

Asturias - Chicago - Washington - Miami - ?

jueves, agosto 11, 2005

Take it easy (New York y III)

El domingo decidimos matar la resaca con un picnic en Central Park. Metro uptown a las 2 de la tarde, agobio en el supermercado con los pasillos más estrechos que he visto nunca, y tres horas comiendo bocatas mientras veíamos a la peña jugando al frisbee, patinando, música de un concierto de unos haitianos a lo lejos… lo típico del Parque Central –como decía un americano que había estado una temporada en Madrid y hablaba español-.

A la tarde noche nos acercamos al SOHO. Sin más, era muy tarde, tiendas cerradas. Y domingo. La prueba de que eso de que la ciudad nunca duerme es bastante falso. Duerme bastante más que cualquier capital de provincia española. Bueno, igual Pamplona y Donosti…

El lunes me levanté a las 6, como un señor. Dos horas después estaba en un despacho del edificio de News Corp., sede de Fox y del New York Post.

El resto de la mañana la pasé en el MOMA, ahora el de verdad, que además de la excepcional colección permanente, ahora tienen una temporal comparando a Cézanne y Pisarro que es realmente instructiva. Durante años los dos trabajaron juntos y se copiaban a diestro y siniestro, con lo que tenía gracia adivinar de quién era cada cuadro.

Después de comer un sándwich japonés en Bryant Park, vuelta al autobús. Esta vez, ningún problema: apareció un judío vestido de judío a cobrarnos, salió puntual y el conductor, cubano, se pasó el viaje hablando por el móvil con la familia bajo un aguacero constante. Yo iba detrás de él, le pedí dos veces que subiera el volumen de la peli, a lo que me contestó:

-Take it easy, take it easy. This is a bus movie. You are not in your house. This is not a house movie.

Y volvían a llamarle al móvil. Que ni manos libres ni nada, claro.

Una vez en Washington, camino doscientos metros y me cae la mayor tormenta conocida en una zona donde no tenía autobús cerca. Espero media hora a ver si amaina. Peor. Al final, con mi bañador y chanclas, volví a casa cargando el portatrajes. No exagero: en algunos charcos el agua me llegaba a la mitad de la espinilla.

No recuerdo mejor viaje con peor principio y final.

2 Comentarios:

At martes, 16 agosto, 2005, Anonymous Carletto apunta...

Me lo he pasado pipa leyendo el relato de tu viaje, Rafa.
Me has animado el post puente de Begoña.

 
At martes, 16 agosto, 2005, Blogger Rafa apunta...

Pues ya me alegro, aunque me ha quedado un tanto coñazo.

 

Publicar un comentario

<< Home